THANKS FOLLOWERS

martes, 30 de julio de 2013

Solías decirme que no era una cualquiera, que no era una chica más del montón. Que era la chica más guapa del planeta. Y aunque nunca te creí, hoy hecho de menos que me hagas sentir única.
Y sigo buscando razones por las que dejamos escapar tantas oportunidades.
La razón de cómo pude perder a la persona que más me había importado en esta puta vida.
Nos estamos volviendo verdaderamente gilipollas. ¿En qué nos estamos convirtiendo? Si ahora las relaciones tienen última conexión, si ahora los besos se mandan por emoticonos, y toda la atención que necesitas es que te conteste por whatsapp de inmediato las 24 horas. ¿Qué clase de amor estamos creando? Si tu buen humor va a depender de que te haya escrito para darte las buenas noches y los buenos días, un amor que lee las conversaciones que ha tenido con otros buscando algún motivo para desconfiar, un amor en línea, un amor de letras, un amor que no entiende que no vivas pegado al móvil, un amor que sonríe por fotos enviadas. ¿Dónde quedaron las tardes de pipas en cualquier banco arreglando el mundo? ¿Y los besos de verdad? Si ya lo dijo Einstein: El día que la tecnología sobrepase a la humanidad, tendremos una generación de idiotas. Pues señores, bienvenidos a la maravillosa generación de idiotas, pero no se preocupen que esto evolucionará y nos volveremos tan tontos que ni podremos replantearnos que estamos haciendo mal.
"Y se dio cuenta de que la vida no era eso, la vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarme, la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto, y no pasa nada."
Sexo en nueva york

- No lo sé -murmuró por fin-. No lo sé.
- Alguien dijo una vez que el momento en que te paras a pensar si quieres a alguien, ya has dejado de quererle para siempre -dije.

domingo, 14 de julio de 2013

-¿Tú que vas de chulo no?
+Sí, esa es mi actitud. Yo entre tonteo y tonteo me enciendo un cigarrillo para desconectar. Porque yo las control, ¿sabes?, ellas esperan que yo las elija pero lo que no saben es que no, que luego llegará la otra tonta que caerá y ellas pasarán a ser segundas opciones. Sí, esa es mi actitud y me va bien.
-Te irá bien hasta que te enamores. Porque entre tonteo y tonteo llegará día en el que una tonta consiga volverte tonto. Y entonces esas segundas unas opciones desaparecerán. Y ella será tu única opción. Y desearás borrarla de tu cabeza porque con tu actitud, como dices, te va bien. Pero déjame decirte que no lo lograrás, entonces ella decidirá que pases a ser una segunda opción. Y ya no podrás hacer nada. Te darás cuenta de que has caído en tu propio juego.
 No conservo ninguna fotografía suya donde quedara un poco bien. Ni siquiera en mi imaginación se capaz de reproducir su cara con todo detalle. Y sin embargo, el rostro extraño de cualquier extraño atisbado esta mañana entre la multitud puede presentarse ante mí con nítida perfección al cerrar los ojos por la noche. La explicación es bastante sencilla, creo yo. Los rostros de los seres aquí mejor hemos conocido los hemos visto desde tantos ángulos, bajo tanta luces y dotados de tantas expresiones (paseando, durmiendo, riéndose, llorando, comiendo o paseando), que todas estas expresiones se nos enmarañan simultáneamente dentro de la memoria y quedan confundidas en un simple borrón. Pero su voz está todavía viva. Su voz añorada en el momento menos pensado me puede convertir en un niño que se echa llorar.

Te has propuesto a ser insensible a los sentimientos, hasta la última fibra de tu cuerpo y lo has conseguido
Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a ir tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo te diría " te quiero" y no asumiría, tontamente que ya lo sabes. Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuánto te quiero, que nunca te olvidaré.

Ten claro que tú meta no sean los hombres, que tú meta sea convertirte en toda una mujer, y entonces serás la meta de todos los hombres.

sábado, 29 de junio de 2013


Me gusta el olor a lluvia porque es como si estuvieras, aunque en realidad no estás. Me gusta, porque me recuerda a ti, tiene tu perfume, o al menos el perfume que me imagino que tienes desde que no estás conmigo. Y entonces, cuando llueve, me gusta salir a la calle y empaparme de ti. El olor a lluvia me recuerda cuando te fuiste y eso me hace sentir un poco mejor porque sin quererlo, me recuerda que algún día viniste con la lluvia para quedarte. El olor a lluvia me gusta y tal vez porque hace que sienta que te tengo al lado, o por lo menos bastante cerca. El olor a lluvia me recuerda a ti. Entonces cuando llueve y estoy sola, pienso en donde estarás y en que estarás haciendo. Y me imagino que el olor a lluvia te va a hacer pensar en mí. Porque yo también tenía olor a lluvia en tus recuerdos. Y entonces me gusta cuando llueve; porque creo que es el momento, en que tú y yo nos encontramos

Que no es fácil aguantar tus impulsos, tus idas de cabeza, tus rebotes de niña pequeña... pero todo eso se me olvida cuando sonríes



jueves, 20 de junio de 2013

Hay que ser buena sin dejar de ser mala, no hay que joder ni dejar que te jodan



QUE NINGUNA OTRA BOCA CONSIGUE EVADIRME
DEL MUNDO CON TAN SOLO UN BESO.

QUE NINGUNA VOZ CONSEGUIRÁ PONERME LA PIEL DE GALLINA COMO LA TUYA LO HACÍA.

Los entendidos de la lengua definen el echar de menos como notar la falta de alguien. tal vez podamos decir que sí es eso. Pero para mí, el echar de menos se ha convertido en un sentimiento que camina conmigo de la mano a cada paso que doy. No importa el lugar, él viene conmigo. Él encontró un lugar a mi lado.
El "echar de menos" se ha convertido en añorar sus sonrisas y escuchar sus carcajadas. En volver a tenerle en frente, a tan sólo un palmo de mí, aunque sea para poder contemplar su mirada, Se convirtió en el deseo de sentir sus brazos envolviéndome una vez más, de saborear sus besos. Se convirtió en recordar que a veces sin decirme nada me decía todo; que cuando nosotros callábamos eran nuestros silencios los que gritaban. Se transformó en las ganas de volver a recordarle que este mundo no es tan gris, que él es capaz de pintarlo. También se transformó en mi anhelo por oír su voz. Se transformó en las ganas de buscarle por todas partes, de querer encontrarle. Y se transformó en recuerdos, en fotos, en palabras y en canciones. 
Es cierto que estoy aprendiendo a vivir con él. Pero como dijo alguien una vez: "dejo de echar de menos para seguir echando de menos". Nadie dijo que fuera sencillo, pero también creo que si este sentimiento existe es porque viven en mi muchos otros sentimientos, lazos, que me unen a ellos. Lazos que no entienden de lejanías ni de distancias, ni de espacio, ni de tiempo.
Te echo de menos


Hace poco leí que con 50 años habremos conocido a lo largo de nuestra vida a unas veinte mil personas. Haciendo una regla de tres, obtuve que un joven de 17 años, habría conocido aproximadamente a 6900 personas. Pongamos, que la mitad de esas personas son hombres y la otra mitad, mujeres. Y supongamos que de esos 3400, solo un tercio están dentro del margen de edad en el que se incluyen todas las personas con las que podríamos tener una relación. Es decir, descartamos dos tercios, donde se encontrarían personas de las que nunca podríamos enamorarnos (familiares cercanos, ancianos...) Nos queda el siguiente número: 1133'3333... pero redondeando, pongamos unas mil. De todas esas personas, nos enamoraremos solo de una, estamos hablando de 1/1000. Y a su vez, esa persona, se enamorará de una sola entre 1000. De esta manera, la probabilidad de que la persona de la que uno se enamora sea precisamente la persona que se enamora de uno, es según las matemáticas 1/1000 x 1/1000, lo que es igual a una posibilidad entre 1.000.000.
Así que, si se diera esa improbable situación de poder estar con la persona que quieres, si el destino ignorase 999.999 otras opciones y convirtiera esa probabilidad que había entre un millón, en un hecho, en una realidad... ¿qué sentido tendría no aprovecharla? ¿que más da lo que venga luego? ¿qué importa lo complicadas que sean las circunstancias? Si lo más difícil, lo que tenía una posibilidad entre un millón de ocurrir.... ¡ya ha ocurrido!

No había natas con fresas ni final feliz, ni tu eres para mi, ni yo soy para nadie.
Que detrás de esa chica dura, de fiestas, de ron  y besos que no saben, está enfriándose el último café que os tomasteis juntos


Solteras sí, solas jamás. De fiesta en fiesta, de capullo en capullo. Tú llámalo como quieras, yo lo llamo no perder el tiempo con tonterías. Hasta que llegue el indicado disfruta del equivocado. ¿Volver con tu ex? Olvídate, figura repetida no completa la colección. Hombre que pide tiempo quiere a otra, ¿tiempo? Eso sólo lo da el reloj, nosotras no. Hombre que va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. ¿Qué me odias? Perfecto, coge número y espera a que me importe. ¿Qué me quieres? Mejor aún, saca número y vete al final de la fila, espera, quizás algún día te toque. ¿Príncipe azul? No, mejor lobo: te ve mejor, te oye mejor y te come mejor. VIVE LA VIDA CON CIGARRO EN MANO COMO SI TODOS LOS DÍAS FUESEN VERANO.


martes, 11 de junio de 2013


Te dicen que ya está, que todo ha acabado; que tienes que pasar página; empezar un capítulo nuevo; que el tiempo curará las heridas; que encontrarás a uno mejor, uno que te haga feliz. Pero el caso es que el tiempo pasa y que hay heridas que se quedan abiertas; recuerdos que se quedan grabados, que no te dejan pasar página; pero dime, ¿cómo se olvida a la persona que te hizo feliz?; y si no quiero a uno mejor, y si le quiero a él, con sus defectos y virtudes, ¿entonces qué?
PARA MI LOCURA, NO EXISTE OTRA CURA QUE NO SEA TU BOCA
Puede que sea porque no tengo ni puta idea de la tabla periódica, porque pienso que solo hacen falta dos elementos para sobrevivir en esta vida y uno tiene tu nombre. Y porque, que hoy haga sol o este lloviendo, me da igual, voy a seguir queriéndote salga el arco iris o no. Porque si te hacen falta tres tardes y media para enamorarte, el año tiene 365 y yo te las regalo todas, no las necesito si no estas tú. No importa lo que digan por ahí, que se rían o que se mueran de celos.

Hasta que te das cuenta que diez golpes por un beso no compensa
Lo que hubiera dado para que me suplicaras que me quedara a tu lado. Pero tú no eres de las que suplican. Tú eres de las que coge un rifle de alta presión y sales detrás mío pegando tiros a mi espalda. Tú eres heroína y eso es lo que olvidé mientras me enamoraba de ti.
-Oye, estaríamos bien juntos. ¿No lo crees?
-No.
-¿Por qué?
-Porque te romperé el corazón.
-Quizás rompa yo el tuyo . Y de todos modos, ¿por qué iba a querer eso?


-Ah... se me olvidaba decirte que...
-Dilo
-...Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobretodo a ti. Deberían torturarme para obligarme a decirlo.
-¿A decir qué?
-Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, cientos de veces. Pero a ti no te lo diré nunca. Sólo si me volviera loco te diría que quiero hacer el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida.



Por ti, porque por ti soy capaz de cargarme a cualquiera, de cambiar lo que sea por algo que te guste, porque tenerte cerca era para mi imposible y besarte... a veces no me explico del todo bien, te necesito, te quiero y no pienso dejarte ir nunca.